El cambio climático, la fijación de precios del carbono y la estrategia de negocio: 4 preguntas molestas

2 de junio. El cambio climático ya está transformando – y matando – los modelos de negocio y, de manera más crítica, la vida.

Las últimas tres semanas han estado llenas de noticias y señales sobre el cambio climático, concretamente las procedentes de líderes empresariales y de gobiernos que se reunieron en París y Barcelona en diferentes conferencias: la mayoría de ellas muy positivas, algunas casi increíbles.

Ahora está claro que las empresas están pidiendo que se ponga precio al carbono y las mismas serán el principal motor para la acción climática. Las empresas no sólo tienen que cambiar con urgencia, pero están presionando para un acuerdo robusto en París en diciembre. No es por amor a nuestro planeta, sino por cuestiones del propio negocio: el cambio climático supone un riesgo enorme para todas las empresas y, para muchas, presenta oportunidades.

Climate Week Paris

Ha sido un privilegio participar en la Climate Week (Semana del Clima) Paris – 200 días antes de la COP21 –  especialmente en la Business&Climate Summit (Cumbre de Negocios y Ambiente) los días 20-21 de mayo, pero también en el Climate Finance Day (Día de las Finanzas del Clima) el día 22, y en la Sede de la UNESCO en París. Algunas conclusiones:

  1. La Business & Climate Summit fue la conferencia de negocios más importante en torno al cambio climático jamás celebrada: 2000 delegados de Francia (40%), Europa y otros lugares, tuvieron la ocasión de ver “la crème de la crème” de los negocios, del gobierno, de los organismos multilaterales y de algunas ONG. Más de 40 CEOs de empresas internacionales y organizaciones, representantes del gobierno de peso, incluyendo, por supuesto, el presidente François Hollande y sus ministros: Ségolène Royal (Medio Ambiente), Laurent Fabius (Relaciones Exteriores) y Michel Sapin (Finanzas), más el ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi (una nueva estrella del clima, ver más abajo), la secretaria de Estado estadounidense, John Kerry (por vídeo-conferencia), y los responsables de las organizaciones internacionales Christiana Figueres (CMNUCC), Angel Gurría (OCDE). Conclusión: los gobiernos están convocando a las empresas para implementar la acción climática, mientras que las empresas están pidiendo masivamente a los gobiernos que activen una legislación predecible y que envíen señales claras.
  2. El shock: Arabia Saudí, el reino del petróleo, puede dejar de usar combustibles fósiles ya en el 2040. “Nosotros no vamos a necesitar combustibles fósiles, aunque aún no sé cuando, si para el 2040, 2050 o más adelante”- dijo el ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Ali al- Naimi. La confesión fue tan inquietante que la mayoría de nosotros pensamos que el jefe de petróleo estaba siendo sarcástico, pero él iba en serio, aunque quizá demasiado ambicioso: los saudíes ya están invirtiendo miles de millones de dólares en energía solar y quieren empezar a exportar electricidad en 5 años, continuó diciendo. Al día siguiente sus palabras estaban en la portada del FinancialTimes, además de una cobertura en Wall St Journal (pero con el mensaje al revés) etc. Conclusión: los combustibles fósiles serán sustituidos por las energías renovables antes de lo que la mayoría piensa .
  3. El empuje francés:no se trataba sólo de que el presidente Hollande estuviera presente allí. El presidente además pronunció un impresionante discurso pidiendo un acuerdo sólido en COP21 el próximo mes de diciembre en París, e incluso habló de bonos verdes. Hollande estaba entusiasmado porque el día anterior había firmado un acuerdo con Angela Merkel, canciller de Alemania, con compromisos específicos, de manera similar a lo que los EE.UU. y China llevaron a cabo hace unos meses. El 26 de mayo Francia firmó una nueva ley ambiental promoviendo las energías renovables, la eficiencia energética, la reducción de desechos y el recorte de la energía nuclear. Michel Sapin, el ministro de Finanzas de Francia, anunció otra nueva ley – pionera en el mundo – que requiere la divulgación de la huella de carbono de las carteras de los inversores institucionales, como fondos de pensiones y compañías de seguros. Conclusión: París no será un desastre y aunque no sea totalmente exitosa, los países implementarán acuerdos bilaterales y multilaterales.
  4. La fijación de precio del carbono es ahora un consenso:  Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, fue más allá pidiendo apasionadamente por  un “precio grande y gordo”. El Presidente Hollande dijo que “los precios del carbono son la señal más tangible, ya que puede reconducir determinadas conductas”. El precio debe ser “cuidadosamente diseñado, robusto y predecible”. Patrick Pouyanné, consejero delegado de Total, se mostró de acuerdo y más tarde se unió a otros cinco grandes compañías petroleras en una carta pública a la CMNUCC (ver más abajo). Una encuesta en línea entre los delegados dio los precios en el rango de $ 40 a 100/tCO2 en 2030 y $ 60-200/tCO2 en 2040. A lo largo del Climate Finance Day, el 22 de mayo, se hizo evidente que hay modelos de negocio construidos en precios más altos. El Banco Mundial publicó más tarde, un informeque muestra que 40 países, y más de 20 ciudades, estados y provincias, ya ponen precio al carbono para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En total, las iniciativas en funcionamiento hoy en día se valoran en casi $50 mil millones. Más de 150 empresas ya utilizan los precios internos “sombra” (shadow prices). Esto va en serio, incluso se ha publicado una animación para explicar los beneficios de la fijación de precios. Conclusión: En comparación con los actuales $ 10 (€ 7 en el ETS de la UE), estos precios son muy altos, pero el hecho de que el 25% de un público bien informado prevea $ 200/t en 2040 no puede ser ignorado. Ver más abajo en Carbon Expo.
  5. “Los impuestos sobre el carbono pueden ser más eficientes que el comercio de carbono”, dijo provocativamente Ángel Gurría. La provincia de British Columbia en Canada ha implementado impuestos mientras sigue creciendo, por ejemplo, pero el comercio de carbono está aquí para quedarse. Las asociaciones público-privadas, o menos poéticamente las políticas fiscales, concretamente las subvenciones estuvieron muy presentes en el orden del día. Un documento polémico del FMI, publicado el 18 de mayo, fue citado en varias ocasiones por Ángel Gurría de la OCDE: el documento dice que las subvenciones a la energía han llegado a la sorprendente cifra de $ 5300 mil millones, lo que equivale a cuatro veces el PIB de España o el 6,5% del PIB mundial. A pesar de los desafíos políticos para eliminar subsidios a la energía, muchos países ya están haciendo justamente eso, mientras que los precios del petróleo son bajos. Conclusión: todos nos beneficiamos de estos subsidios, pero el negocio está ahora pidiendo acabar con ellos. No obstante, cuando se preguntó sobre el impacto en la línea inferior de dichas subvenciones los CEOs admiten que no lo saben.
  6. Los bonos verdes se destacaron en la agenda.El Presidente Hollande los mencionó, varios emisores e inversores también expusieron sus beneficios. Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, dijo el día anterior: “casi 40 mil millones de dólares de bonos verdes se emitieron en 2014. Eso es casi tres veces el total para 2013, y esperamos que este número se duplique en 2015. El Banco de Inversiones Europeo (BEI) también apoyó el nuevo instrumento “los Principios de los bonos verdes son esenciales para garantizar la confianza de los inversores en esta nueva clase de activos”, dijo Jonathan Taylor, vicepresidente del BEI. A pesar de que está creciendo rápidamente, el mercado de bonos verdes sigue siendo un pequeña fracción del mercado global de bonos (100 billones de dólares). Conclusión: Los bonos verdes están creciendo, tienen mucho de espacio para crecer y son probablemente el mejor instrumento financiero para movilizar billones de dólares, los activos de los fondos de pensiones, por ejemplo, son necesarios para implementar rápidamente las medidas de adaptación y mitigación.
  7. Los compromisos específicos se pueden llevar a cabo: Henri de Castries, Presidente y CEO de AXA, ha dado a conocer los compromisosconcretos, como una desinversión de € 500 millones en carbón, triplicando la huella de la inversión verde de AXA con el objetivo de llegar a más de 3 millones de euros en el 2020 y la integración de la huella ASG (ambiental, social y de gobernanza) en todas las clases de activos relevantes de las Cuentas de AXA a finales de 2015. Pierre-René Lemas, CEO de grupo Caisse des Dépôts, a su vez, anunció un compromiso de € 15 mil millones para financiar la transición a una economía baja en carbono y ambientalmente resiliente entre 2014 y 2017, como parte de la Promesa de Montreal (Montreal Pledge) que han firmado. El BEI también ha comprometido “más €50 mil millones en la inversión climática durante los próximos 3 años”. Paralelamente 105 organizaciones ya se han comprometido con la iniciativa “Road to Paris” del CDP y We Mean Business. Conclusión: los compromisos reales no son sólo posibles, sino necesarios, especialmente por parte de las grandes organizaciones más expuestas al cambio climático.

Carbon Expo

Más de 2.000 personas asistieron a la 12ª edición de Carbon Expo, en Barcelona,  los días 26 – 28 de mayo. Hubo una superposición evidente de los oradores y delegados entre París y Barcelona, pero Carbon Expo fue más global, técnica y “real” (ya que fue inaugurado por el rey Felipe VI de España). Como es habitual, Carbon Expo constituyó un punto de encuentro para los profesionales que siguen activos desde la primera Carbon Expo en 2004. En una nota menos positiva, los líderes empresariales estuvieron menos presentes. Por ejemplo, una sesión llamada “mesa redonda CEO” sólo contaba un CEO.

El evento fue organizado por el Banco Mundial, Fira Barcelona y IETA que publicó su “Encuesta de sentimiento de Mercado 2015”: por primera vez en cuatro años, el mercado está diciendo que los precios del carbono subirán en Europa a € 10,79, desde € 8 en la encuesta de 2014. El precio promedio esperado para 2020-30 es € 18,40, por debajo de los € 29.60 percibido como para impulsar la inversión baja en carbono, y muy por debajo de la media de la “encuesta de París”.

En la ceremonia de apertura, Rachel Kyte, Vicepresidente y Enviada Especial para el Cambio Climático en el Grupo del Banco Mundial, dijo: “Esperamos que se alcen nuestros ojos a París y más allá de lo que tratamos de hacer, que es algo que nunca hemos intentado, que es crecer sin carbono. Los mecanismos de mercado serán clave para la movilización de una respuesta global de la escala apropiada. Será necesaria la fijación de precios del carbono si el componente de la transición es insuficiente en cada país, acompañado por otras medidas para fijar precios correctos y enviar señales a los agentes económicos. “

El Greenpeace estuvo presente con al menos dos manifestantes que piden “100% de energías renovables” en la ceremonia de inauguración, además de una gran pancarta en una torre cerca del lugar.

40 empresas españolas, unidas bajo el Capítulo Español del Grupo de Crecimiento Verde, promovido por el Ministerio de Medio Ambiente español, dio a conocer la “Declaración de Barcelona”, sin compromisos específicos, pero con 10 recomendaciones para un desarrollo ambiental y social. El documento reflexiona sobre el hecho de que la creación de empleo es compatible con la acción climática.

Faltaban moderadores provocativos: la fijación de precios del carbono se repitió hipnóticamente, por ejemplo, pero nadie quería pronosticar los precios o revelar los precios internos “sombra” (que varía actualmente entre $ 6 a $ 89). Una sesión de 10 años de ETS de la UE, prácticamente concluyó que el ETS de la UE es un “éxito, a pesar de algunos problemas”. La excepción fue precisamente la sesión plenaria de clausura – para aquellos que habían sobrevivido a la maratón – cuando el veterano John Kilani, Director, Programa de Mecanismos de Desarrollo Sostenible, la CMNUCC, desafió con fervor el consenso de la evaluación comparativa y los rankings como una herramientas para motivar mejoras.

Carbon Expo finalizó con optimismo sobre el uso de la fijación de precios, sobre mecanismos de mercado y la expectativa de que los precios subirán.

Los países emergentes y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los países emergentes no estuvieron muy presentes en París, especialmente China, con un solo orador, Liu Zhenya, Presidente, State Grid Corporation de China, que con razón, insistió en la necesidad de conectar las redes de transmisión. Los representantes rusos estaban completamente ausentes.

También se echaron en falta, en ambas reuniones, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que deben ser aprobados por las Naciones Unidas en septiembre. No importó que uno de los ODS estuviera precisamente relacionado con el cambio climático y la mayoría, si no todos, íntimamente ligados con el mismo. Las empresas parecen no molestarse con los otros temas de desarrollo sostenible, pero es positivo que se centren en el problema más importante a largo plazo, sobre todo si la pobreza sigue disminuyendo.

“El camino de París”

Las próximas dos semanas se discutirá el futuro acuerdo en Bonn. La UE propone abiertamente el uso de mecanismos voluntarios de mercado para incluir “disposición sobre ajuste y validación de las líneas de base, monitoreo, reporte y verificación de las emisiones, y cómo la integridad ambiental y contribución al desarrollo seguro y sostenible sería asegurada”, algo familiar para la mayoría de los veteranos de carbono.

Un acuerdo en la COP21, entre 196 países, será un “milagro”, en palabras del presidente Hollande, y también una cuestión de “conciencia y responsabilidad”.

Mientras escribimos este artículo, la semana ha comenzado de manera positiva con un titular del Financial Times: “Los grupos energéticos europeos buscan el respaldo de la ONU para el sistema de fijación de precios del carbono.” BP, BG Group, ENI, Shell, Statoil y Total han enviado una carta abierta inusual a la CMNUCC pidiendo el precio del carbono y promoción del uso del gas natural, ya que contamina alrededor de un 50% menos que el carbón.

Mientras tanto, más de 2.000 personas han muerto en la India debido ola de calor, y por otro lado, California está sufriendo una sequía inusual. A pesar de todo, el optimismo está en el aire.

Siguientes acciones internas de negocio:

De vuelta al trabajo, un paso básico es completar o actualizar la huella de carbono de la organización, sin olvidar de las emisiones de alcance 3 (cadena de suministro ).

Luego se necesitará una evaluación estratégica para hacer frente a cuatro riesgos u oportunidades específicas:

  1. ¿Cuál es el impacto de los precios del carbono entre $ 12 (ahora) y hasta $ 200 (2040, especulativa ) de sus inversiones ?
  2. ¿Cuál es el impacto del fin de los subsidios energéticos actuales en su balance final?
  3. ¿Qué habría que hacer para ser una empresa “libre de carbono” en 2050 ?
  4. ¿Qué compromisos la empresa ya puede asumir?
X